EL TSJPV CONDENA A IZAR CONSTRUCCIONES NAVALES A INDEMNIZAR A UN TUBERO AFECTADO DE IP ABSOLUTA POR ASBESTOSIS

  • EL TSJPV CONDENA A IZAR CONSTRUCCIONES NAVALES A INDEMNIZAR CON 161.218 € A UN TUBERO AFECTADO DE IP ABSOLUTA POR ASBESTOSIS, REDUCIENDO LA CANTIDAD DE LA SENTENCIA DEL JUZGADO Nº 8 DE BILBAO.

 

  • ASVIAMIE ALERTA DE LA EPIDEMIA DE AFECTADOS POR EPOC Y OTRAS ENFERMEDADES RESPIRATORIAS, POR LA EXPOSICIÓN AL AMIANTO, SILICE Y OTRAS SUSTANCIAS CANCERIGENAS.

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha estimado parcialmente el Recurso de IZAR CONSTRUCCIONES NAVALES contra la sentencia del Juzgado de lo Social Nº 8 de Bilbao, que la condenaba a indemnizar con 194.794,06 euros a un ex trabajador 61 años, afectado de ASBESTOSIS, reduciendo la compensación a 161.218,31 €.

El trabajador ARA de 61 años, comenzó con 16 años a trabajar como Tubero en una de las subcontratas de ASTILLEROS ESPAÑOLES, siendo integradas en esta en 1985 siendo absorbida por IZAR Construcciones Navales. El amianto era un material muy utilizado como aislante hasta los 80 en los barcos, con total desconocimiento del riesgo por los trabajadores y sin la adopción de medidas preventivas que la legislación requería.

En el 2012, se le diagnostica al trabajador una ASBESTOSIS, Sindrome restrictivo severo y derrame pleural bilateral, permaneciendo en IT derivada de enfermedad profesional hasta que el 2013 se le declara una Incapacidad Absoluta por Enfermedad Profesional.

El recurso de IZAR a la Sentencia del Juzgado Nº 8 de Bilbao, se basa en una supuesta prescripción de la demanda (confundiendo entre el diagnostico de la enfermedad y la Resolución de Incapacidad Absoluta del INSS) y subsidiariamente que la indemnización se reduzca a 65.355 €, al considerar que la compensación debe ajustarse, proporcionalmente al periodo de vida laboral perjudicado.

 

ASVIAMIE, Asociación vasca de victimas del amianto, quiere alertar a la sociedad, acerca de la numerosa epidemia de trabajadores y pensionistas, afectados por enfermedades respiratorias, como EPOC, fibrosis pulmonar y cáncer, tras años de exposición en el trabajo, sin prevención alguna, al Amianto, la Sílice cristalina y otras sustancias cancerigenas. Por ello, ánima a los afectados y familiares a reclamar el reconocimiento de enfermedad profesional y compensación por daños a las empresas, pues solo así, asumirán estás el compromiso de proteger la seguridad y salud de los trabajadores, especialmente, en relación a las múltiples sustancias cancerigenas presentes en los puestos de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *