El asesino de las mil caras

El     amianto,     la     materia     prima     perfecta     durante     el     siglo     XX,     se     ha posicionado    como    uno    de    los    compuestos    químicos    más    devastadores    del siglo    XXI

María    RUIZ    ARROYO

Durante    los    próximos    cuatro    años    1.326    personas    morirán    por    él    en    España.    Hasta    2040     miles     de     personas     seguirán     perdiendo     la     vida     por     asbestosis,     cáncer     de    pulmón     o     mesotelioma.     Y     su     único     causante     es     el     amianto.     El     amianto,     también    conocido     como     asbesto,    ha     sido    uno     de     los    protagonistas     de     la     revolución    industrial.    Ignífugo,    flexible,    aislante,    y    sobre    todo,    barato,    prometía    ser    la    materia    prima     perfecta.     Sin   embargo,    este     producto    tiene     un     fallo:     consume     la     vida     de    aquellos     que     lo     manipulan.     Lentamente,     después     de     veinte,     treinta     o     incluso cuarenta    años,    quienes    trabajaron    con    él    ven    sus    vidas    mermadas    por    este    “asesino    de     las     mil     caras”,     como     lo     califica     Juanmi     Gutiérrez,     director     del     documental     “La    plaza    de    la    música”    y    cuya    madre    murió    por    el    contacto    con    amianto.    Asbestosis,    mesotelioma     o     cáncer     de     pulmón     son     las    enfermedades     que     causa     el     amianto;    ataca    directamente    a    la    pleura,    la    capa    exterior    de    los    pulmones,    y    acaba    dejando    sin    respiración    a    quienes    las    sufren.


En    España    se    prohibió    en    2002,    tan    sólo    tres    años    antes    de    la    fecha    que    estableció la    UE    para    su    prohibición    definitiva.    Fecha    que    no    está    exenta    de    polémica.    Ya    en    1976    fue    incluido    en    el    listado    de    cancerígenos    laborales,    pero    hubo    que    esperar    26     años     hasta     que     el     compuesto     se     prohibiera     en     España.     Es     más,     pese    a     ser    considerado    como    cancerígeno,    España    importó    60.000    toneladas    de    este    material    en     el     año     1980.     Y     esto     sólo     durante     un     año.     En     total,     se     estima     que     España     ha    importado     2,6     millones     de     toneladas     de     amianto.     2,6     millones    de     toneladas    destinadas,     entre     otros     usos,    al     fibrocemento,    más    conocido    por     la     marca     que     lo    trabajaba,     Uralita.     Placas    en     apariencia     inofensivas     y     presentes    en     todas     las    ciudades.    No    obstante,    miles    de    trabajadores    han    muerto    por    su    fabricación.

Asbestosis,    mesotelioma    y    cáncer    de    pulmón    son    las    enfermedades    profesionales    más    comunes    por    el    contacto    con    el    amianto.    Tal    y    como    explicó    el    Doctor    Pedro    Pablo    Uriarte    en    una    ponencia    para    Osalan,    la    asbestosis,    cuyo    único    causante    es    el    amianto,    produce     la     fibrosis     pulmonar,     es     decir,     un     acartonamiento     en     los    pulmones,     que     en     la     mitad     de     los     casos     conduce     a     una     insuficiencia     respiratoria.

Además,     se     considera     un     factor     de     riesgo     del     cáncer     de     pulmón.     El     mesotelioma    también    se    encuentra    entre    las    enfermedades    pulmonares    con    gran    vinculación    a    la    exposición    con    amianto.    Con    una    tasa    de    supervivencia    muy    corta,    de    unos    6    a    12     meses     una     vez     diagnosticado,     se     trata     de     un     tumor     maligno     en     la     pleura    pulmonar.

El    cáncer    de    pulmón,    en    cambio,    puede    estar    también    originado    por    tabaquismo,    aunque     el     10%     de     ellos     están     relacionados     con     el     contacto    con     amianto.    Este    argumento     suele     ser     utilizado     por     las     empresas     y     las     mutuas     para     rebajar     las    indemnizaciones.     “Si     has     sido     fumador     te     reconocen     la     enfermedad     profesional,    pero    con    los     daños     y     perjuicios     está     más     complicado”,     reconoce     Jesús     Uzkudun,    toda     una     referencia     en     la     lucha     judicial,     sindical     y     administrativa    a     favor     de    los    enfermos    por    amianto.

Además     de     la     asbestosis,     el     mesotelioma     y     el     cáncer,     las     placas     en     la    pleura     y     el    derrame    de    pleura    benigno    son    también    indicadores    de    la    exposición    al    amianto.

Las     placas     no     suelen     tener     consecuencias     patológicas     severas,     aunque,    según     su    tamaño,    pueden    causar    dolor    e    insuficiencia    respiratoria.    El    derrame,    por    su    parte,    no    suele    generar    síntomas,    aunque    no    modifica    el    riesgo    de    padecer    mesotelioma.

Por    las    devastadoras    consecuencias    que    trae    consigo    el    haber    manipulado    amianto,    numerosas    asociaciones    se    han    creado    por    toda    España    para    reunir    a    los    afectados    y    poner    en    marcha    las    batallas    judiciales.

La    guerra    de    los    100    años

“La     vida     de     mi     madre     no    me     la     van     a     devolver,     pero     por     lo     menos     que     paguen”, sentencia    con    firmeza    Elena    Herrero,    cuya    madre    murió    el    año    pasado    tras    haber    estado    en    contacto    con    el    amianto    solamente    por    ocho    años.    A    la    dureza    de    tener    que     enfrentarse     a     una     muerte     prematura     que     no     se     pudo    prever,     se     le     une     la    indignación     por     la     falta     de     reconocimiento     de     las     empresas     y     la     necesidad     de    batallar    en    los    tribunales.    Además,    no    existe    una    exposición    mínima        de    seguridad    al    amianto.    Todo    el    que    haya    trabajado    con    él    puede    enfermar.

Batallas     largas,     interminables,     hasta     el     punto     de     que     a     menudo     los     afectados     no    resisten    hasta    el    final    y    son    sus    familiares    los    que    culminan    el    proceso.    Siete    años    ha     estado     Patxi     Kortazar     en     juicios     reclamando     una     compensación     por    la exposición     al     amianto     que     le     ha     causado     un     desprendimiento     de     pleura.     Sin    embargo,    nunca    ha    recibido    una    indemnización.    La    solución    que    le    ha    ofrecido    la    empresa    Flesic    de    Iurreta    dista    mucho    de    ser    ortodoxa:    durante    6    años    le    pagaron el     sueldo     al     completo     y     la     cotización     a     la    Seguridad     Social     sin     que     Patxi     pisara     la fábrica    hasta    que    se    ha    podido    prejubilar.    “Son    una    mafia”,    afirma    con    rotundidad.

El    encargado    de    estas    batallas    en    ASVIAMIE,    la    Asociación    de    Víctimas    por    Amianto    de     Euskadi,     es     Jesús     Uzkudun.     Él     no     sufre     ninguna     enfermedad,     pero     tiene    constancia    de    que    ha    trabajado    con    amianto.    Junto    a    Uzkudun,    7.100    personas    más    están    en    la    lista    elaborada    por    el    Gobierno    Vasco    que    certifica    su    contacto    con    el    amianto.    “Es   importantísimo    estar    inscrito    en    esta    lista,    ya    que    el    primer    paso    a    la hora    de    reclamar    indemnizaciones    es    certificar    el    contacto”,    explica    Jesús.
No    obstante,    ello    no    indica    que    el    camino    vaya    a    ser    fácil.    Patxi    no    tuvo    problemas    a    la    hora    de    que    le    reconocieran    la    enfermedad    profesional.

Pero    la    mutua    recurrió,    algo    habitual    en    todas    las    víctimas.    Después    de    dos    aplazamientos,    su    sorpresa    fue    mayúscula    al    encontrar    como    perito    de    la    mutua    al    jefe    de    neumología    de    Cruces.

Mientras     que     a     un     afectado     el     peritaje     médico     le     costaría    en     torno     a     los     2.000    euros,    un    funcionario    público    estaba    de    parte    de    Mutualia    acreditando    que    allí    no    se     había     trabajado     con     amianto.     Finalmente,     el     Instituto     Vasco    de     Seguridad     y    Salud     laboral,    Osalan     acudió     al     puesto     de     trabajo     y     certificó     que    sí    se     había    trabajado     con     amianto.     “Me     he     tirado     siete     años    pleiteando”,     recalca     con     una    mezcla     de     indignación     y     agotamiento     por     tantos     años     luchando.     “Me     empecé     a    mosquear    y    lo    denuncié    en    los    medios    de    comunicación”.    Para    él,    esto    es    una    mafia
que    intenta    ocultar    lo    evidente.

Las     batallas     no     siempre     son     tan     largas     como     la     de     Patxi.     Arantxa,     cuyo     marido    falleció    el    año    pasado    por    un    cáncer    causado    por    46    años    trabajando    con    amianto,    decidió    no    llegar    al    juicio    y    establecer    un    acuerdo    con    la    empresa.    “Yo    quería    que    mi    marido    tuviese    la    satisfacción    de    cobrar    lo    que    fuese,    pero    en    vida”.        En    otros    casos     la     compensación     llega     una     vez     fallecida     la     víctima.     En     el     caso     de    Elena,     su    madre    recibió    la    incapacidad    total    cuatro    meses    después    de    haber    fallecido.
La     lucha     no     se     limita     al     juzgado.     Ahora     están     trabajando     para     que     el     Gobierno    Vasco    cree    un    fondo    de    compensación.    Al    ser    una    enfermedad    con    un    periodo    de    latencia    elevadísimo,    como    el    propio    Patxi    cuenta,    “nos    estamos    encontrando    con    gente    de    70,    75    u    80    años    con    unas    pensiones    irrisorias    que    no    tienen    empresas    a    las     que     reclamar,     porque     las     empresas     han     desaparecido    sabiendo    el     daño     que    estaban    generando”,    sentencia.

“El    Estado    tiene    el    50%    o    más    de    la    culpa”,    aclara    sin    titubear    Patxi.    En    el    año    1978    se     incluye     la     asbestosis,     el     cáncer     de     pulmón     y     el     mesotelioma     en     el     cuadro     de    enfermedades     profesionales,     y     hasta     24     años     después     no     se     prohibió     su    manipulación.    “Si    tú    estas    reconociendo    una    cosa    en    1978,    son    24    años    durante    los    que    el    Gobierno    ha    mirado    para    otro    lado,    tanto    el    Partido    Popular,    como    el    Partido    Socialista”.

La    plaza    de    la    música

La     lucha     de     estos     trabajadores     ha     comenzado     a     darse     a     conocer.     Uno     de     tantos    trabajos     que     ha     contribuido     a     ello     es     el     documental     “La     plaza     de     la     música”,     de    Juanmi    Gutiérrez.    La    madre    de    Juanmi    nunca    trabajó    con    amianto,    pero    vivían    en    el    entorno    de    la    fábrica    Paisa,    en    Errenteria,    la    cual,    a    través    de    un    gran    ventilador,    expulsaba    al    aire    fibras    de    amianto.    “Él    siempre    cuenta    que    la    idea    surgió    de    algo    muy    local,    en    la    Plaza    de    la    música    de    Errenteria,    y    ha    llegado    a    todo    el    mundo”,    relata    Peio,    el    hijo    de    Juanmi.

“Han     estado     implicados     médicos,     mutuas     y     empresarios.     Han     hecho     lo     indecible    porque    esto    no    salga    a    la    luz,    pero    lo    que    no    se    puede    ocultar,    no    se    puede    ocultar”,    señala    convencido    Patxi    Kortazar,    quien    sufre    un    desprendimiento    de    pleura        y    ha    vivido    lo    difícil    que    es    golpearse    una    y    otra    vez    contra    una    pared    hasta    que    por    fin,    cuando    la    empresa    o    la    mutua    no    ven    más    salida,    acaban    reconociéndolo.        “A    mí    si
alguien    me    ha    apoyado    ha    sido    mi    pareja”,    se    esfuerza    en    recalcar.
El     amianto,     prohibido     en     España,     se     sigue     trabajando    en    numerosos     países.     Un    ejemplo     anecdótico    es     Canadá,     que     tiene     prohibido     trabajarlo     e     importarlo,     pero    es,    junto    a    Zimbawe,    el    exportador    principal    de    este    material.    Los    países    en    vías    de    desarrollo     son     sus     principales     consumidores.     Por     ejemplo,     la     empresa     brasileña    Sama    reconoce    en     su     página     web    que    exportan     amianto     a     20     países,     entre     ellos,    India,    China,    Japón    o    Argentina.

Todos    los    meses    6    nuevos    casos    sólo    en    Bizkaia    llegan    a    ASVIAMIE,    asociación    que    ha    servido    como    punto    de    encuentro    entre    las    víctimas    de    Euskadi.    Debido    al    alto    periodo     de    latencia     de     estas     enfermedades    saben     que     esto     no     ha     hecho     más     que    empezar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *